Minientrada

La carta

Llega con prisas la carta a mis manos, aplico una eficacia inaudita, la rasgo sin abrecartas y la contemplo, el papel plisado sin enmienda y una excelsa caligrafía en su lívido cuerpo. Fechada ayer reconozco su letra, sé que ha tardado más de lo imaginado en escribirla, valiente decisión, es como hacerle un desplante a la vida. Miniada escritura, como si la pluma en sus manos fluyera haciendo alarde de osadía y a la vez de una exquisita humildad. No tuve en cuenta el saludo programado, el que siempre encabeza la correspondencia inmediata; el revés, su firma cincelada y majestuosa sin temblor aparente me desboca y me hace imaginar el encanto de tan tortuoso camino hasta llegar a mis ojos. Reparo en ella, en la finura de su trazo, no advierto ni un amago del coste que supone y valoro su tesón, su arduo esfuerzo, la sutileza de su entrega, bordando cada signo en el pálido lino. Delato entreveradas letras de trazos infinitos en su extensa confesión, me quedo en los alargados trazos verticales y sé de lo brillante y del magnífico retén de las ideas hasta alcanzar el pulso y desplegarse suave. Esta epístola merece su lugar adecuado, no sé desde que isla, ciudad o mundo me llega, pero sé que la fecha es falsa y no eres capitán de navío, aún no has conseguido escribirla.

M.Elorza

Minientrada

 

 

Voy hacia ti, yo cuerpo alado

Voy hacia ti, yo cuerpo alado,
en tu cintura invoco el tiempo perdido.
Magnífica me impongo,
aseguro un armonioso encuentro
y finjo el cuadro de figuras cinceladas.
Escojo la sonrisa.
Lo amargo se suspende.
El real momento
a los sueños yo lo entrego.
No hay presagio sólo imagen,
´femme fatale` o acaso cierta virgen.
Estreno piel y alcanzo altura,
desde arriba observo la silueta
y en las aguas de Narciso
voy creciendo.

M. Elorza

Minientrada

In Memoriam, un recuerdo justo (1947-2013)

Pasan las horas, venga el día a recordar
la imagen de una vida atropellada
que no se pierda en tanto espacio
no se pronuncie su nombre en el vacío
Que aparezca laureado,
ríndase el homenaje merecido.
Que el hombre sin miedo
regrese del silencio,
permanezca erguido, su voz sea aclamada.
Póngase un monumento a su memoria
por ser único, libre y extendido,
aguerrido, del mundo y de la calle.

Venga la historia a hacer justicia
no hay lápida, epitafio, no hay cenizas,
el clamor se sienta en las reuniones
clandestinas, en el filo de la noche
en el latido de una lucha.
Fue hombre, Adán tal vez,
justo guerrero, así su marcha.
No venga nadie a malograr ese momento
de rememorar tanta batalla,
tanto ganado, el trofeo conseguido
al colectivo,
su bravía infinita en la palabra.

Venga de súbito la sangre
a poseernos otra vez.
Que se congreguen los valientes
al toque de su mano
y alcancen la calle cubriendo las esquinas.
Que su cuerpo pese en la cabeza
que se siga la marcha, no regrese,
nadie vuelva la mirada
ya no hay miedo,
¡arrojados seguid su voz!.

No se olvide su nombre,
sus batallas, la guerra emprendida
su fértil entrega.
Todos sepan de él,
que fue un valiente
que la vida le dio lo que pedía.

Que nadie sepa de su ocaso
del que yo sé, el que sostuve
tanto tiempo, nadie sepa
del lider que en momentos nos dejaba.
Nadie sepa del dolor que es sólo mío,
de mis hijos, sus hijos, su débil
corazón, su mano de hacha.
Nadie conozca que fue tan solo un hombre
que regresó a la nada sabiendo que se iba.
Que nadie sepa de un “te quiero! casi póstumo.
nadie de su febril tiempo.
Solo viertan su cuerpo en la montaña
y en el patio central de tanta lucha.
Que al recordarlo una punzada
sientan sus amigos y el enemigo
calle para siempre.

Descansan ya sus huesos en los nuestros
tanto hubo, tanto que recuerdo
que mi historia se entronca con la suya
tan largo el tiempo vivido,
tan larga su ausencia.

Así el abril llegó de pronto
a romper el alma y las cadenas
y a dejar tanto vacío,
cambiar la vida, bruma y luz
abismo y cielo,
y ese abril cercenante venga ahora
a dar color a lo perdido
regresarte sin heridas,
sostenido liviano en
nuestro aire.
Sea así, por siempre
por lo que lo quise
y quiero, es mi memoria.

M.Elorza

Minientrada

 

Una retirada a tiempo

Este blog nació hace diez meses sin ninguna vocación de permanencia, sólo como prueba, sin más aspiración que tener un espacio exclusivo para sorprenderme en todo caso, porque sorprender a las demás miradas es difícil. No tengo un diseño adaptado a lo que deseo, no sé hacerlo simplemente y aún no he buscado a mis amigos asesores y suficientemente curtidos en esto de los blogs, por tanto, no me gusta demasiado y he visto que no sólo el contenido, la forma importa mucho, no sólo lo que se dice, sino como en el colegio “la presentación sube nota”. Comenzó con una cierta prosa poética un poco enrevesada y surrealista, pero sin ese sello propio de lo que es el surrealismo, o sea, con una amalgama que era mejor dejar (aconsejada por un gran amigo mío poeta) y me dediqué a lo que realmente me apasiona “la poesía”. Muy de vez en vez he publicado un poema, sin gran trascendencia, y sin ser sometida a crítica ni juicio. Los blogs suponen cliquear varias veces, abrir páginas y darle al ratón, hacer un esfuerzo que no siempre es apetecible. Cada vez somos más fáciles o buscamos el simplismo. A la vista de tan magníficos blogs existentes, estudiados, pensados, trabajados, éste se queda algo vacío, sin gran mérito y como ausente, por ello lo cierro provisionalmente hasta tanto no encuentre mi voz propia, mi imagen clara y aquello que quiero dar gratuitamente. Gracias a los que me habéis mirado con benevolencia y sobre todo al que puso música a uno de mis poemas, siempre agradecida de ello y siempre en mi recuerdo.

Minientrada

Yo tuve un sueño

Yo tuve un sueño y era mar entre el cemento
avenidas de agua en las calles de mi barrio
descansando en la plaza, abajo allá en la fuente
y en el centro el navío quieto que me llama.

Y tuve el sueño de acertar que allí venía
pirata bravo que ha llamado tantos años
a la eterna visión de azules horizontes,
de líquida presencia y furia contenida.

El agua se acerca al cristal de la ventana,
quisiera hacerse con aquel espacio nuevo
y tocar la cama, elevarme, hacer sirena,
enterrar memorias y hallar nuevos tesoros.

Y la mar se entrega fiel al cuerpo abierto,
es cuerpo febril que espera a su rescate,
los fantasmas de los muertos van pasando,
siendo el sueño y la aventura los que mandan.

Minientrada

Más quiero

Más quiero la pasión que los paisajes,
más escribo al dolor que a las almenas,
más voy a festejar cuerpos ajenos
que a flores que se ofrecen en balcones.

Más trazo mi silencio que los muros
que acogen las pintadas de los genios,
del plagio de los cielos en los libros,
 yo escojo la emoción que me sorprende.

Más si soy del paisaje y me recreo
quisiera ser luciérnaga en la noche,
la amante que se asoma en barandales,
caballo enardecido galopando.

Y así la íntima palabra que tomo
se trocará en dibujos mas tangibles,
para hacer de este mundo otro que tiento
 y colocar siluetas en los valles.

 

Minientrada

Someterse al designio

Someterse al designio programado
los segundos, los minutos, tantas horas
que hoy dan golpe de muerte decisivo
a esta vuelta al sol que trágica llegaba.

Someterse sin más porque no hay dioses
que marquen el tiempo a distinto ritmo
consagren el día como un año nuevo
y aparten el cáliz del tiempo entregado.

Mezclar estos días como en un collage
donde no se sienta si mueren o empiezan
y darle sentido a las horas que siguen
sin muerte y sin vida, sucesión sin más.

En vano quisiera sentir que no hay fines
ni germen que espera porque está trazado,
sólo ser del río que discurre cierto
se remansa y vuelve a pasear su cauce.

Más somos parte de un proceso creado
que cierra los años y abre este nuevo,
desearnos suerte y comenzar soñando
y creer en cambios por llegar la luna.

Aurora que plantas tu luz en la línea
de una noche ebria y de un ceñido velo,
reclama tu esencia sin saber si viertes
en año apagado o en el que se adentra.