Imaginar 

Imaginar que andando por los surcos
del tiempo, te detienes,
rastrear la cosecha que se ofrece
y el fruto no encontrar,
condenando las horas que te agotan
evocar la caverna
donde placen arañas y culebras
y hacerlas tus aliadas.

Asomarse a la tierra cultivada
para ver si germina,
salir del vientre oscuro y enlutado
que en vano te atrapó,
regresar al camino que se ofrece
en esta vida en guerra
y  aposentar el alma que se agita
en manos del pensado.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s